19. La conspiración de las teorías conspirativas

La pandemia del COVID-19 trajo consigo una peligrosa explosión de noticias falsas, y a su primo radical, la teoría conspirativa (TC). En lugar de enfocarnos en exponer una teoría conspirativa en particular, iremos mucho más profundo y reflexionaremos sobre algunas de las funciones que tienen dentro de la sociedad. Al final del día, todo es parte del mismo sistema.

Permítanme comenzar aclarando que las conspiraciones sí suceden, como, por ejemplo, el fraude electoral de Carlos Salinas en 1988. A diferencia de las TC, las conspiraciones reales tienen un motivo claro, efectos identificables reales, un número limitado de actores involucrados, sin elementos paranormales y con evidencia histórica. Otro tipo de conspiraciones son más sistémicas, como las redes de corrupción y distribución de poder de la “Mafia de Poder”, pero esto se basa en rutinas y dinámicas grupales básicas, en lugar de elementos espectaculares o un plan maestro. En este ensayo, discutiremos la TC como un género de cultura popular. Esto incluye tipo de conspiraciones como tu “sociedad secreta come bebés y con máscaras de cuervo” tipo de conspiraciones; conspiraciones de “realidad oculta”; tu “el gobierno está tratando de hacernos homosexuales” conspiración promedio; y finalmente tu villano de James Bond “Bill Gates utiliza las vacunas COVID para controlarnos”.

En la sociología clásica, los fenómenos sociales pueden explicarse desde una perspectiva causal y funcional. El primero explica por qué sucedió algo en primer lugar, mientras que el segundo explica por qué sigue sucediendo: tiene un propósito para el sistema social más amplio. Por ejemplo, podemos explicar cómo las personas caen causalmente en las protestas, pero también debemos explicar funcionalmente por qué las sociedades toleran implícitamente tales prácticas. Algunas TC podrían haber comenzado a partir de una verdadera confusión sobre un tema determinado, pero debemos observar que la “teoría conspirativa” se ha convertido en una “cosa” en la cultura popular. Es un género en el que uno puede “entrar” con elementos y símbolos recurrentes, y el verdadero teórico de la conspiración ha incorporado el género en su personalidad y estilo de vida.

Esto nos lleva a la primera función de las TC: se comercializan como cualquier otra mercancía. La gente gana mucho dinero con aquellos que buscan conocimiento prohibido. Una variante común es que los traficantes de conspiración intentan vender o publicitar productos que prometen aliviar la ansiedad y el miedo generados en su rebaño. Un ejemplo clásico de esto es el rey de la conspiración Alex Jones, quien se gana la vida vendiendo equipo de supervivencia y “píldoras cerebrales” a aquellos que buscan protección de la gente lagarto. Una variante suave de esto son las estrellas pop (o sus gerentes) que hacen vagas referencias a “los Illuminati” o la teoría terraplanista para llamar la atención sobre sus próximos proyectos. Sabes que Michael Jackson intentó advertirnos, ¿verdad? Una variante más convencional es la mercantilización de la TC y de su primo de actividad paranormal como género unificado. Un ejemplo sorprendente de esto es Gaia.com, un servicio de streaming totalmente dedicado a la espiritualidad y las teorías sobre extraterrestres y estelas químicas. En una variante menor, también vemos que algunas estaciones de televisión dedican un programa a la TC, por ejemplo “Extranormal” en TV Azteca. El hecho de que uno pueda agrupar todas las conspiraciones en un servicio de streaming comercial, o un programa de televisión matutino, debería ser una primera señal de advertencia cuando se trata de cuánto las TC desafían realmente las relaciones de poder existentes.

La siguiente función es más compleja: las teorías conspirativas fantásticas desvían la atención de los problemas sociales reales, incluidas las conspiraciones “normales” y la corrupción descritas anteriormente. Comencemos observando que las teorías conspirativas generalmente tienen un cierto grado de soltura incorporado, lo que ayuda a desviar el cuestionamiento directo mientras las mantiene “divertidas” y, por lo tanto, seguras. Ten en cuenta que la mayoría de la TC carecen de un motivo claro: “ellos” (Bill Gates, Soros, los judíos, el gobierno, etc.) quieren controlarnos de alguna manera misteriosa, pero ¿Qué es exactamente lo que quieren controlar y por qué permanecen a la vista? El “gobierno” creó el Corona, pero ¿qué significa eso? ¿AMLO hizo eso (su tía en el chat familiar lo vio venir), o fueron los gringos, el gobierno chino o todos los anteriores en alguna alianza inexplicable? Observa también cómo lo que podrían ser conspiraciones creíbles a menudo se condimentan con elementos de fantasía y ocultismo, como beber sangre de bebés, reuniones enmascaradas, rituales oscuros, extraterrestres, etc. El primer elemento hace que la teoría sea más aplicable independientemente del contexto, el segundo lo hace más emocionante, pero ambos resultan en entretenimiento y argumentos reaccionarios en lugar de una crítica sistémica genuina.

Es una actitud saludable desconfiar de las elites económicas y de otras élites del poder, pero al introducir la fantasía en la ecuación, cualquier crítica real fuera del círculo de la conspiración se neutraliza. Las teorías conspirativas atrapan las mentes críticas potenciales en una falsa búsqueda del tesoro de secretos ocultos, distrayéndolos de los escándalos reales. Tomemos como ejemplo el escándalo “Estafa Maestra”, probablemente uno de los casos de corrupción más grandes en la historia mexicana reciente. Esto implicó la malversación de cientos de millones por parte de altos funcionarios del gobierno, incluida la secretaria de asuntos sociales ahora encarcelada, Rosario Robles. En mi experiencia, más personas conocen la teoría de que la Reina de Inglaterra come bebés para mantenerse joven que este caso en particular. Otro ejemplo es la crisis actual del COVID-19: es obvio para el lector crítico que las élites económicas (Amazon, por ejemplo) están utilizando esta crisis para consolidar su poder, externalizar las profundidades a los gobiernos y remodelar las relaciones laborales y de clase. Sin embargo, agregando la idea de que crearon este virus, abandonamos el camino de la crítica genuina y tomamos una aguda derecha hacia la salida de la tierra de chismes. Esto es especialmente frustrante desde una perspectiva marxista, ya que el reflejo marxista de buscar relaciones de poder económico detrás de los fenómenos tiene mucho que ofrecer a las mentes sospechosas, que ahora están entretenidas con cosplay pseudointelectual. Cualquier grano de verdad o crítica que haya en las teorías de la conspiración está desacreditado y comprometido por la salsa de fantasía vertida sobre él.

Lo que nos lleva a la tercera función, que es que la teoría de la conspiración desempodera. Lo hace en múltiples formas de refuerzo. Para empezar, algunas TC son tan grandes que no dejan lugar para la acción: las élites (respaldadas por extraterrestres) son tan malvadas y conectadas que cualquier resistencia es inútil; así que los teóricos conspirativos se quedan para salvarse y refugiarse con algunos equipos de supervivencia. La teoría conspirativa casi nunca equivale a ninguna acción social real o esfuerzo para detener la corrupción, con la rara excepción del teórico gringo con un rifle de asalto convertido en francotirador (masivo). Esto encaja con la naturaleza suelta descrita anteriormente de muchas teorías de conspiración, que se construye en una capa de cinismo. Al igual que muchos conservadores son profundamente cristianos hasta que es hora de dar a los pobres, el teórico de la conspiración es ruidoso hasta que es hora de organizarse en torno a estas amenazas secretas. No cuentes con ellos en un motín.

Para comprender la segunda forma en que la conspiración desempodera, debemos recordar el hecho de que la mayoría de las TC simplemente están equivocadas. Esto significa que cuando se induce a las personas a creer en una TC, los ciudadanos activos valiosos y los posibles activistas tienen más probabilidades de buscar respuestas en el lugar equivocado. Como era de esperar, estos aliados potenciales rara vez encuentran algo de valor para la lucha social. Sí, los dioses egipcios nos advirtieron, pero ¿cómo ayuda eso a evitar que el PAN prohíba la educación sexual? Y quién necesita sociología crítica, datos reales o periodismo de investigación cuando tienes foros de discusión.

La ignorancia antes mencionada de los hechos reales también debilita al aislar movimientos y activistas. La TC con elementos ocultos tiene un efecto disuasorio en pensadores críticos serios y aísla a su teórico. Si es coherente, este último a menudo se deja en una posición cada vez más acorralada, donde las totalidades emergentes en la cosmovisión solo se pueden llenar absorbiendo más conspiración y conocimiento prohibido, por lo tanto, el aislamiento de posibles aliados en la lucha contra las élites. Uno queda paranoico y sin credibilidad: otro activista neutralizado.

Como se mencionó en la introducción, la operación diaria de las sociedades corruptas y el imperialismo global involucra muchas cosas que podrían considerarse conspiraciones. Pero la teoría conspirativa como género cultural es funcional para mantener el status quo, cooptando, distrayendo y aislando comercialmente a ciudadanos que de otro modo podrían ser valiosos estudiantes, actores políticos o activistas locales. Secuestra su preciosa curiosidad y mentalidad abierta y se asegura de que nunca aprendan teoría o datos críticos reales que puedan exponer escándalos reales o colusión de élite. Al igual que mi crítica de la atención plena y el anticapitalismo vulgar, la conspiración con demasiada frecuencia conduce a la inacción y, por lo tanto, en última instancia, es de naturaleza conservadora. O tal vez estoy conectando demasiados puntos.

En cualquier caso, el daño de una teoría conspirativa va más allá de su condición como meta-conspiración conservadora. Así como las noticias falsas pueden causar un daño tremendo por sí mismas, como todos podemos presenciar durante la pandemia actual. Las personas toman riesgos innecesarios, confían en las curas falsas y un ejército creciente de escépticos de vacunas espera para obstaculizar la inmunidad de nuestro rebaño una vez que se encuentre una solución. Además, las teorías conspirativas también se pueden utilizar para desacreditar los movimientos sociales como se plazca (Saludos a mis feministas patrocinadas por Soros). Por último, puede dar un atractivo intelectual a los estafadores y payasos, aumentando aún más los niveles de ignorancia. Entonces, ¿qué se debe hacer al respecto? Propongo que el mejor antídoto contra la impotencia infligida por la conspiración es aprender a “conectar los puntos” e invertir en habilidades de investigación. Sería bueno aprender más acerca de las teorías críticas reales que pueden ayudarlo a ver la realidad desde un ángulo diferente pero logrado, como por ejemplo el mencionado marxismo entre muchos otros. El siguiente paso es experimentar con una investigación real, que para que quede claro, esto no incluye mirar videos de WhatsApp. Esto podría ser algo así como tomar un curso en métodos de investigación cualitativa o cuantitativa, pero también algo tan simple como aprender a buscar fuentes o relaciones de propiedad. Hay algo satisfactorio en descubrir que una organización aparentemente neutral pero sospechosamente antisocialista sobre política latina es operada desde una sede de Manhattan y financiada por la fundación Rockefeller, sin saltar a una conspiración judía global. Un ciudadano crítico también podría familiarizarse con los nuevos mecanismos de transparencia y libertad de información que existen, y presionar a los gobiernos en todos los niveles sobre actividades sospechosas en lugar de arrojar humo con memes. Pero eso no es para todos, y también se puede evitar el esfuerzo simplemente leyendo periodismo de investigación de calidad.

Traducido por Denisse Manzo Vargas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *