24. Cuatro conceptos de responsabilidad

En este ensayo teórico exploraré el tema de la responsabilidad política, distinguiendo entre cuatro tipos importantes de responsabilidad y argumentando que una comprensión más completa de la responsabilidad podría beneficiar enormemente a la sociedad.

En el ensayo clásico de 1969 “Dos conceptos de libertad”, Isaiah Berlin nos mostró que aunque los valores políticos en última instancia no son reducibles entre sí, ¡tienes que elegir! – podemos aprender mucho si comprendemos las perspectivas de los demás sobre conceptos clave. Mi objetivo es señalar un punto similar en este ensayo sobre el concepto de responsabilidad, que atraviesa miles de debates y desafíos. Hay mucho que mejorar tanto en el debate político como en las políticas una vez que entendemos que la responsabilidad puede tener diferentes significados (igualmente legítimos), y el verdadero desafío no es elegir uno, sino aumentar la responsabilidad en todos los ámbitos. Ten en cuenta que me ocuparé exclusivamente de la responsabilidad en un sentido social, dejando de lado los significados psicológicos, teológicos u otros.

Si bien finalmente terminaremos con cuatro tipos de responsabilidad, comenzaré con dos. La primera es la que llamaré responsabilidad liberal o contractual, en la que tu responsabilidad se genera por acciones pasadas: rompes el bote, pagas por ello. En la sociedad, nos encontramos con que esta es la expectativa social de asumir la responsabilidad de las propias acciones, reparar los daños infligidos y, en el caso de una escuela avanzada: respetar los contratos escritos, por pequeños y engañosos que sean. Al segundo tipo de responsabilidad la llamaré responsabilidad social o cristiana, en la que tu responsabilidad se genera por la (única) oportunidad de actuar: tienes que jalar a tu amigo de un precipicio, ya que eres tú a quien se aferra. En la sociedad, nos encontramos con esto con la expectativa de, por ejemplo, ceder su asiento a personas mayores, ayudar a su amigo borracho a llegar de manera segura a su casa o llamar a la policía por un secuestro. Si esta distinción no está clara, considera el siguiente ejemplo: imagina que estás saliendo de la casa, pero olvidaste tus llaves y rápidamente la puerta se cerró con llave. La buena noticia es que alguien más vive en la casa, así que llamas a la puerta para que te abran. La otra persona responde señalando que no has tomado las llaves (responsabilidad liberal) y que ahora y siempre debes quedarte afuera. La mayoría de mis lectores estarán de acuerdo en que su compañero de cuarto está actuando de manera irrazonable y probablemente también irresponsable al negarse a abrir la puerta (responsabilidad social). De hecho, se podría argumentar que olvidar no fue un acto consciente, y que el compañero de habitación es cada vez más irresponsable dado que intencionalmente no está resolviendo una situación que solo él puede resolver con un mínimo esfuerzo.

Ambas formas de responsabilidad son constitutivas de nuestro contrato social. Por ejemplo, la mayoría de los sistemas legales penalizan el abandono o negligencia fatal (responsabilidad social), así como la ruptura de contratos o el conducir bajo los efectos del alcohol (responsabilidad liberal). Los líderes políticos son responsables tanto de lo que han causado como de las responsabilidades que simplemente vienen con su cargo, como lidiar con grupos criminales creados durante administraciones anteriores. Sin embargo, por razones ideológicas, a menudo se enfrentan entre sí en acaloradas discusiones de izquierda a derecha. La derecha política favorecerá típicamente la responsabilidad contractual y, en el caso del neoliberalismo extremo, rechazará rotundamente la existencia de cualquier responsabilidad por los demás o incluso la noción de honor en relación con la sociedad. Los conservadores más moderados seguirán siendo escépticos o cualquier responsabilidad social organizada, ya que temen que absolverá a las personas de su responsabilidad individual (generalmente: trabajar para el hombre). Por el contrario, la izquierda política (y la Iglesia) defenderá típicamente una versión fuerte de la responsabilidad social, por ejemplo, en la noción de que los hombros más fuertes deben llevar la carga más fuerte o la idea política de que los problemas se resuelven mejor de manera colectiva. Los izquierdistas a veces cuestionan la noción de responsabilidad contractual, señalando amargamente los factores estructurales que influyen en los resultados y las acciones. Lo hacen principalmente por motivos defensivos, ya que la derecha no solo buscará deshacerse de toda responsabilidad social, sino que culpará a los grupos más débiles (pobres, inmigrantes, víctimas de violación) por su difícil situación.

    Si bien tales discusiones pueden ser significativas (y su servidor participa con frecuencia en ellas), es un error pensar que una debería eliminar a la otra ya que, desesperadamente, necesitamos ambas. Dado que somos animales débiles y sociales, la sociedad es imposible sin un mínimo de cuidarnos unos a otros, y limitar la responsabilidad a los contratos llevaría a una estupidez organizada en la que no resolvemos problemas fáciles pero de gran importancia porque no eran la culpa legal de nadie. Del mismo modo, la izquierda se equivoca al restar importancia a la responsabilidad liberal, ya que una cultura que no alienta a las personas a asumir la responsabilidad de sí mismas puede convertirse en una cultura corrupta, y la responsabilidad social sería difícil de organizar. Solo un movimiento de personas responsables puede luchar por los derechos sociales.

Es hora de complicar aún más las cosas. Hasta ahora hemos hablado de la responsabilidad en un sentido directo, aquí y ahora. Sin embargo, ambas formas de responsabilidad también se pueden conceptualizar de forma indirecta (Véase la tabla).

Relación /Respuesta a… Acciones pasadas Oportunidades Presentes
Directa Responsabilidad Liberal Responsabilidad Social  
Indirecta Responsabilidad Liberal Indirecta Responsabilidad Social Indirecta

La responsabilidad liberal indirecta o contractual se relaciona con una situación en la que nuestras acciones tienen consecuencias importantes, pero que no se nos presentan de inmediato. Un ejemplo de esto es la responsabilidad medioambiental: existe un vínculo directo entre tu insistencia en viajar con frecuencia en avión y comer carne de res todos los días y el cambio climático. Ten en cuenta que este vínculo no es metafórico: es un proceso físico (químico) con efectos muy complejos pero predecibles. El hecho de que otros no lo hagan no niega su contribución. Otro ejemplo es el consumo de cocaína, que además de las consecuencias directas para tu propia vida también sustenta toda una economía criminal que incluye el asesinato, la extorsión y la esclavitud.

La responsabilidad social indirecta se relaciona con situaciones en las que nuestras acciones podrían tener consecuencias importantes para otras personas (incluida la vida o la muerte), pero no estamos directamente relacionados con ellas. Peter Singer presenta mejor este argumento a través de su ejemplo del charco y el niño. Si bien te animo a que consultes el original, en esencia se reduce a esto: imagina que podrías salvar a un niño de ahogarse ensuciando tu ropa, la mayoría estaría de acuerdo en que debería hacerse. Ahora imagina que podrías evitar que más niños pasen hambre donando el mismo dinero que usas para lavar tu ropa. ¿No debería aplicarse la misma responsabilidad? Un ejemplo menos alejado serían las donaciones de sangre. Ahora imagina que ves un mensaje en las redes sociales pidiendo donaciones de sangre, pero no es un amigo cercano tuyo. Si bien no eres la única persona que ve el llamado, eres uno de los cientos, y también sabes que si nadie responde a este tipo de llamados, todo el sistema del banco de sangre no podría funcionar.

Lo que tienen en común ambas formas indirectas de responsabilidad es que a) son más débiles que las responsabilidades directas de ambos tipos; b) el mundo sería mejor si más personas asumieran la responsabilidad indirecta y, en algunos casos, la supervivencia de la sociedad sería imposible sin ella. Por tanto, tenemos que explorar los límites de aumentar esa responsabilidad. En el caso de la responsabilidad liberal indirecta, la dificultad radica en la desconexión entre acciones y consecuencias. Si bien son reales y causales, su relación no es inminentemente visible para nosotros, en parte debido a que estas acciones se mezclan con las de miles de personas más. Si bien comprendes tu responsabilidad, no estás seguro de si tu contribución será reconocida socialmente o incluso notada. Además, dado que muchos otros no asumen la responsabilidad, no crees que marque la diferencia. En el caso de la responsabilidad social indirecta, podría ser más fácil ver cómo marca la diferencia, pero para la mayoría de nosotros no es posible responder a todas las llamadas de ayuda. Podemos (por lo tanto deberíamos) ayudar, pero no a todos. Peter Singer diría que uno debería hacer todo lo posible de todos modos, pero el argumento se debilita. Además, una excusa común para no hacer ningún bien social es que uno no confía en que el gobierno / caridad / institución haga el bien. Y preferiría ayudar directamente, lo que, por supuesto, la gente no termina haciendo.

¿Cómo conciliar estos diferentes puntos de vista sobre la responsabilidad? Un punto de partida sería notar que muchos argumentos en contra de cada uno de ellos generalmente se relacionan con el temor de que “otros” no actúen responsables a cambio. Los actores de la izquierda saben que si detrás de un fuerte discurso de “responsabilidad individual” hay llamados a recortes de impuestos y reducción de la asistencia social. Los conservadores (pretenden) temen que el reconocimiento de la responsabilidad social dañe el carácter de la gente pobre, por la que de alguna manera se sienten responsables. No reducirás tu huella ecológica porque culpes a la industria, y ¿por qué deberías ser tú quien rescata a extraños porque “probablemente ellos tampoco te ayudarían”? Tenga en cuenta que estos argumentos no necesitan ser verdaderos o genuinos para que funcionen, ya que la tierra de las excusas es un lugar indulgente y rico, lleno de ríos de hipocresía y salpicado de prados de ignorancia fingida.

Si algo de lo anterior es cierto, la solución es tener más, en lugar de menos, responsabilidad de todo tipo. Podríamos invertir esta dinámica y luchar por una situación en la que un tipo de responsabilidad inspire al otro. Una mayor responsabilidad individual por nuestras acciones (por ejemplo, menos corrupción) inspira más responsabilidad social indirecta, y una responsabilidad social más directa podría obligar a las personas a repensar cómo sus acciones afectan a la sociedad en general. La solución, pues, no pasa por ceder ante los cínicos y nihilistas que deberían ser saqueados, sino más bien en aprender a valorar las distintas formas de responsabilidad. Si bien por razones ideológicas estamos más acostumbrados al primer tipo liberal, no es menos real, importante ni más practicado que la responsabilidad social. Asumir la responsabilidad contractual indirecta puede ser difícil, pero la humanidad se acerca rápidamente a la ruina porque es exactamente este tipo de responsabilidad lo que nos falta. La responsabilidad social indirecta no siempre puede sostenerse, sin embargo, la mayoría estaría de acuerdo en que las personas que nunca responden a los llamados de la humanidad o la nación en general son disfuncionales hasta cierto punto.

Más allá de la ética individual, la cuestión política es ¿cómo podemos organizarnos para fomentar (o hacer cumplir) un espectro más amplio de responsabilidades? Liderar con el ejemplo es una parte obvia de esto, pero también debemos explorar cómo podemos hacer que el comportamiento responsable sea más gratificante más allá de castigar al irresponsable. En la sociedad actual, ser responsable (en cualquiera de las cuatro formas) en el momento equivocado puede ser muy castigador, a veces más que actuar de manera irresponsable. En este caso sería valioso estudiar cómo las diferentes sociedades organizan la responsabilidad. Quizás experimentar con nuevas combinaciones de responsabilidad pueda dar frutos, como dejar que los trabajadores dirijan sus propios lugares de trabajo cooperativos. Queda mucho por aprender.

Traducido por Liliana Ramírez Enríquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *