21. Hablemos del Tren Maya

Uno de los intentos más exitosos para dividir a los progresistas mexicanos fue hacer creer a  una generación de jóvenes con mentalidad ecológica que deben oponerse al proyecto del Tren Maya. Este ensayo es una invitación amistosa a aquellos dedicados a esta “causa” para aprender más y reconsiderar su postura. Los trenes son buenos.

Permítanme comenzar admitiendo que la ecología es probablemente el eslabón progresivo más débil en la agenda política del nuevo gobierno. Si bien existen políticas clave como el programa masivamente ambicioso de plantación de árboles Sembrando Vida, el medio ambiente no ha sido el enfoque clave. La Cuarta Transformación, en esencia, se resume en dos cosas: el bienestar social y la anticorrupción. Y aunque aquellos cegados por su ideología niegan los esfuerzos sustantivos realizados en esos campos, este enfoque a veces conduce a compensaciones donde los objetivos de la 4T no coinciden con los deseos de los ambientalistas. Las inversiones en parques eólicos o solares no son lo que esperábamos; y desde una estricta perspectiva ambiental, uno podría criticar la construcción de una nueva refinería de petróleo.

Pero no el tren. Antes de este proyecto, nunca había escuchado a los ambientalistas criticar los trenes en Europa, habiendo estado cerca del movimiento ambientalista y viajando en trenes cada semana. En contraste, conozco a varios ecologistas incondicionales que solo viajan en tren. Partidos políticos ecológicos alrededor del mundo apoyan la expansión de los trenes como modo de transporte ecológico. Entonces, ¿por qué la indignación moral en México? A continuación disiparé algunos de los malentendidos más comunes que rodean el tren y destacaré los beneficios de este proyecto.

Primero debemos entender que los trenes son una forma inherente de transporte público “verde”, ya que se encuentran entre las formas de viaje de larga distancia más energéticamente eficientes. Es un hecho bien establecido que los trenes contaminan mucho menos CO2 que cualquiera de las alternativas, lo cual explica el apoyo casi universal por parte de los grupos ambientalistas de todo el mundo. Debemos tener en cuenta que, en un contexto turístico, los principales competidores del Tren Maya serían los viajes aéreos y los cruceros, los cuales tienen una huella ecológica desastrosamente alta. Es un hecho que cualquier camino hacia un México más sostenible se conduce a través del establecimiento de redes ferroviarias de larga distancia como una alternativa al viaje aéreo. En el mejor de los casos, el Tren Maya es el inicio de un futuro más verde.

Pero tal vez lo anterior nunca se registró porque fuiste víctima del argumento ‘’¡pero el tren Maya usará diésel!’’. Es cierto: los trenes estándar de hecho funcionan con diesel (o híbrido diesel / eléctrico en nuestro caso), pero la superioridad energética mencionada anteriormente se basa en los trenes diesel. Otro argumento es que México “no puede producir suficiente diesel, por lo que debe importarse”. Esta es una verdad a medias, ya que Pemex no puede suministrar el consumo total de combustible de México; pero a) No poder satisfacer la demanda total del mercado no significa que no pueda producir para este tren, lo cual se asume en el plan; y b) por esa lógica, el combustible para todas las alternativas (incluidos los automóviles) también se importa, por lo que no cambia la comparación. Este es también el caso en la mayoría de los países europeos, sin embargo, nadie cuestiona la viabilidad de los trenes. Para ser claros: es posible tener trenes eléctricos de alta velocidad aún más eficientes. Si bien los trenes bala de alta velocidad serían excelentes para una red futura más grande, los costos, el suministro sostenible, la confiabilidad y los problemas de infraestructura lo convertirían en una elección extraña para este proyecto en particular, ya que eso implica trabajos de infraestructura mucho más grandes. Lo que nos lleva a nuestro segundo punto.

Muchos se oponen al Tren Maya porque leen que destruirá la selva. Para empezar, el Tren Maya se construirá casi completamente (95%) sobre vías ferroviarias existentes (abandonadas) y, por lo tanto, no conducirá a la colonización de partes completamente nuevas de la naturaleza. Si bien no tala (muchos) nuevos caminos a través de la naturaleza, cerca de esos viejos caminos hay, por supuesto, arbustos y nuevos árboles. Además, las estaciones también pueden ocupar espacio. Se estima que un total de 11,000 plantas serán trasladadas y replantadas en otros lugares. Dos notas: 1) dado el impulso existente del gobierno para plantar cientos de millones de árboles, la promesa de compensar parece creíble; 2) esto sería igual o peor si construyen un camino normal. Pero, ¿alguna vez la gente protestó por todas las carreteras que cruzan a México por razones similares, como por ejemplo la (hermosa) carretera Durango-Sinaloa que atraviesa el bosque? Supongo que estaba menos de moda en aquel entonces.

A continuación, abordemos el temor de que el tren en sí mismo destruya de alguna manera el medio ambiente, el agua y la vida silvestre de estados enteros. Es cierto, los senderos mataron a todos los animales en Canadá y Colombia. Debemos recordar que, además de hacer ruido y producir humo, los trenes no interactúan realmente con su entorno. A diferencia de los paseos en Disneylandia, los trenes reales simplemente no salpican el agua y solo tallan una línea muy estrecha (y existente, como se mencionó anteriormente) a través de la tierra. Si bien la oposición argumenta que el tren matará al (inexistente) leopardo mexicano, nuevamente debemos tener en cuenta que un tren no hace nada que una carretera no hace. Excepto que las carreteras no tienen los cuarenta corredores de vida silvestre planificados que se construirán para el tren. Aunque no sin impacto, el proyecto Maya es, por lo tanto, el mejor de los casos.

Lo cual plantea la siguiente pregunta: ¿qué gana la nación con este impacto? Además de sentar las bases para un futuro transporte más ecológico, ¿cuál sería la ventaja de este tren? De acuerdo a una evaluación de UNO Habitat (U.N.), se regenerarían aproximadamente 945,000 nuevos empleos, de los cuales el 46% iría a los habitantes de la región. Esto llevaría a una reducción del 15% de la pobreza (¡1.1 millones de personas!) en la región durante un período de diez años. Siempre animo a mis lectores a ser escépticos ante las afirmaciones de que las inversiones traen cierta cantidad de empleos, o la idea de que los empleos siempre reducen la pobreza. Pero, en contraste con la era anterior, actualmente los salarios mínimos son más altos y están flanqueados por políticas sociales.

¿Por qué alguien estaría en contra de esto? Esperemos que no porque seas ese tipo de comunista celoso que quiere mantener a la gente pobre para retener el apoyo. Nah. Sé que no lo eres. Esperemos que no sea porque hayas sido víctima de un meme que advierte que un proyecto turístico que se realizará en 2023 (!) es un desperdicio debido al Coronavirus. También con suerte no sea porque temes los efectos ecológicos del aumento de la actividad económica y el consumo, y paternalmente prefieras ver a la gente apegarse a la agricultura subsistencial, en la que el gobierno está invirtiendo simultáneamente. En esencia, eso significaría que el Sur nunca podría desarrollarse incluso en un aspecto no industrial (la alternativa), que es un pensamiento más cómodo cuando vives en el norte industrializado. Como argumenté el mes pasado, existe una deuda histórica con los pobres, y esta región merece este tipo de inversiones. Hoy más que nunca.

Por último, algunos podrían pensar que resistir el tren es un deber progresivo porque va en contra de la voluntad de la población sureña local, oprimida por el gobierno despiadado. Comencemos reconociendo que es este mismo gobierno el que goza de su mayor apoyo en esta región, habiendo ganado en todos los estados, menos en uno que Yucatan con mayorías absolutas. A nivel nacional, el Tren Maya también fue votado en el referéndum no oficial de noviembre de 2018 junto con otras propuestas, y ganó con el 89,9% de los votos. Podrían argumentar que este referéndum no fue obligatorio y no involucró específicamente a la población local. Eso es verdad. Es por eso que en diciembre de 2019 se realizó en otro referéndum un proceso de consultoría más amplio que involucró reuniones en varias comunidades indígenas locales. El tren ganó con el 92.3% de los votos. Estoy seguro de que uno podría encontrar algunos comentarios despectivos sobre esta votación, incluido el argumento absurdo de que los locales no sabían cuándo fue, mientras que El Extranjero en Nuevo León ubicó de alguna manera la fecha por adelantado.

La pregunta es en qué punto se deja de pedir más pruebas de que la mayoría (no todos) no se oponen antes de volverse paternalistas. También es importante conocer las razones de la minoría que se opone al proyecto. En algunos casos, esto tiene poco que ver con el tren como tal, como en el caso muy publicitado recientemente cuando una comunidad indígena pidió en el tribunal que detuviera la construcción cerca de sus tierras. Lo hicieron por miedo al contagio de Covid19 por parte de los trabajadores.

Volvamos de discutir las vías del tren a una reflexión política más general haciendo un pequeño experimento. Levanta la mano mentalmente si crees que el Tren Maya fue construido sin la comisión de un estudio oficial de efectos ambientales. La popularidad de tales declaraciones no es sorprendente, ya que es mucho más fácil parlotear puntos de conversación que leer las mil novecientas setenta y una páginas del estudio de efectos ambientales que supuestamente no se realizó. Espero que hasta ahora la mayoría de los lectores hayan notado la gran extensión de la campaña de noticias falsas contra este transporte verde y de desarrollo del sur. De hecho, ha hecho que muchas personas sean hostiles hacia un proyecto que en otros tiempos o países apoyarían o ignorarían. Hay muchas más noticias falsas y confusión patrocinada que no abordaré aquí, pero invito a las personas a ver la sección de preguntas frecuentes oficiales del propio Tren Maya, que aborda más directamente. También deberíamos seguir el argumento anterior en la otra dirección: ¿de cuántos problemas ambientales importantes, pasados ​​y presentes, está distrayendo este drama patrocinado por la oposición? Si crees que de todas las cosas oponerse a un tren es la lucha ambiental de tu generación, es de hecho un día triste para la causa.

Podemos acordar que la próxima presidencia de Morena debería ser más verde. También podemos compartir una preocupación por los procedimientos correctos y la sensibilidad los riesgos involucrados en grandes proyectos. Plantear y señalar preguntas críticas probablemente contribuya a este objetivo. Pero con suerte también podemos estar de acuerdo en que nada de eso debe confundirse con la necesidad de oponerse a este proyecto en su conjunto, en comparación con las alternativas, el Tren Maya es una oportunidad emocionante.

    O tal vez no. Tal vez se encuentre entre los cinco lectores que simplemente insisten en que no se pueden talar arbustos, que no se perturben las arañas de la selva y que no se queme el diesel por cualquier razón, sin importar cuán bueno sea el proyecto. Si nunca vuelas por placer, comes carne o conduces una camioneta SUV, y aplica los mismos criterios a las carreteras, la industria de las aerolíneas y cualquier proyecto de desarrollo local, realmente respeto esa consistencia. Sin embargo, muy probablemente ahora estoy hablando con una sola persona: ¡Hola!

Traducido por Astrid Magaña

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *